¿Por qué bosques de eucalipto en Brasil?

El eucalipto es una especie arbórea originaria de Australia y una de las más eficientes en términos de secuestro de CO2.

De hecho, los eucaliptos, si se plantan en regiones con alta pluviosidad y alto fotoperiodo, tienen un crecimiento muy rápido y, en consecuencia, una tasa de secuestro entre las más altas del mundo.

Los principales beneficios de reforestar zonas degradadas con esta especie son:

  1. Máxima absorción de CO2: En Brasil, gracias a un mayor fotoperiodo y abundantes precipitaciones, el eucalipto tiene un crecimiento más rápido y, por tanto, una eficiencia muy alta en el secuestro de CO2.
  2. Elevada producción de oxígeno: Gracias a la fotosíntesis clorofílica, las plantas tienen la capacidad de transformar CO e HO en O y glucosa, según la siguiente ecuación

6CO2 + 6H2O + energia solare                      C6H12O6 + 6O2
Más moléculas de glucosa forman la celulosa, principal componente de la madera. Incluso el eucalipto, en un entorno tropical, captura CO2, pero lo hace con una eficiencia 5 veces mayor que las especies arbóreas de zonas templadas.

  1. Menor consumo de agua que otras especies: El uso de agua del eucalipto es de 306 litros / kg de biomasa total, que es uno de los más bajos en comparación con especies arbóreas como los robles (400 litros / kg), y cultivos agrícolas como el maíz (1.000 litros / kg) y el algodón (3.200 litros / kg).
  2. Baja necesidad de nutrientes del suelo: Para su desarrollo, las plantas necesitan nitrógeno, fósforo y potasio (NPK). Los eucaliptos tienen una de las tasas de necesidad más bajas con 4,8 (kg / hectárea / año) de nitrógeno, 1,3 de fósforo y 6 de potasio. Que es inferior a la de otras especies como el álamo o el sauce.
  3. No provoca la desecación del suelo: Las especies de eucalipto tienen una profundidad radicular de entre 0,5 y 1,5 metros, su sistema radicular está más específicamente adaptado para utilizar la humedad del suelo alimentada por las precipitaciones procedentes del perfil superior del suelo y no del acuífero a una profundidad considerable. Por esta razón, la especie contribuye a no desecar el suelo.
  4. Tiene un bajo índice de inflamabilidad: Desgraciadamente, los incendios forestales siguen siendo un fenómeno presente en Brasil. El eucalipto tiene uno de los menores parámetros de carga de combustible, así como una baja altura de llama, lo que permite un mejor control de los incendios en caso de necesidad.
  5. Protege la biodiversidad: Los eucaliptos plantados en nuestros proyectos actúan como corredores biológicos que permiten reconectar el bosque nativo de la zona de sabana con la nueva área reforestada, proporcionando a los animales un área de refugio y protección.

More news

Cámaras trampa para soluciones basadas en la naturaleza
Por qué necesitamos un proyecto REDD+ en la Amazonia